Es la hija de quien fue el mejor reboteador de la NBA en los años noventa y uno de los símbolos de los Chicago Bulls de Michael Jordan. Pero Trinity Rodman, la hija menor de Dennis, arma su propio nombre en el mundo del deporte. Futbolista de Washington Spirit, la joven de 18 años debutó en la National Women Soccer League (NWSL), hizo un golazo y se convirtió en la jugadora más joven en marcar en la liga estadounidense.

A los 15 minutos del segundo tiempo, Rodman bajó un pelotazo largo y definió de derecha ante la salida de la arquera de North Carolina Courage para descontar y poner a su equipo a un gol.

Sin embargo, Trinity y sus compañeras no pudieron darlo vuelta por lo que el festejo de la hija de Dennis no pudo ser completo en el debut de las Spirit en la Challenge Cup, el torneo que sirve de preparación para la temporada regular de la liga de las campeonas del mundo, que comenzará el 15 de mayo.

En enero, Rodman se convirtió en la futbolista más joven elegida en el draft, donde quedó segunda, solo por detrás de Emily Fox. El equipo de Washington la eligió por sus condiciones en las selecciones juveniles de Estados Unidos, ya que por la pandemia no había podido mostrarse en el equipo de la Universidad de Washington State.

«Era un atleta increíble y obtuve esos genes de él, pero estoy emocionada por ser conocida como Trinity Rodman y no sólo como la hija de Rodman. Estoy emocionada de hacer mi propio camino y conseguir lo mejor a lo largo de este viaje», le dijo a ESPN tras ese día en el que cumplió su sueño de ser profesional.

Trinity es la menor de los tres hijos del Gusano, fruto de su matrimonio con Michelle Moyer en 2003. «Al tener un papá como yo, nadie pregunta por mi mamá porque obviamente no es una estrella de la NBA, pero solo quiero que la gente sepa que mi mamá ha sido mi sistema de apoyo en todo en la vida y que es mi mejor amiga y mi piedra. Aunque ella no estuvo en la NBA, tiene una mentalidad extremadamente competitiva y motivada, y es una mujer extremadamente fuerte. Ella es mi modelo a seguir», contó la futbolista en una entrevista con The Guardian.

Allí, además, habló del peso del apellido Rodman y remarcó: «En lugar de decir ‘esto es molesto, ni siquiera tengo un nombre’, dije más bien: ‘Les mostraré a estas personas que soy un individuo y me voy a desarrollar en el fútbol como él hizo en el baloncesto‘. Así que creo que por eso estoy más motivada».

En su primer partido, ya demostró que calidad le sobra.