Durante un acto realizado en el Museo Mar, el gobernador bonaerense Axel Kiciloff anunció que habrá temporada de verano en la provincia —que comenzará el 1 de diciembre y finalizará el 4 de abril—, y dio a conocer los protocolos para los centros turísticos en el marco de la pandemia de coronavirus.

Dijo, entre otras cosas, que se armaron una serie de reglas «muy rigurosas y bastante completas» acorde a la situación epidemiológica, que incluye, entre otras, que se implementará la aplicación «Cuidar Verano», a través de la cual los municipios podrán autorizar el ingreso de veraneantes de acuerdo a la situación sanitaria y de ocupación en cada distrito y que durante ese período no habrá teatros, casinos, bingos ni campings habilitados.

«Se va a poder veranear, si, no como siempre«, sostuvo. «Es decir que no vamos a poder abandonar todo lo que con esfuerzo venimos sosteniendo. Eso es: uso de tapabocas, lavado de manos, la forma de estornudar, la distancia social… Todo eso parece menor, pero créanme que es lo central».

Asimismo, agregó que va a haber protocolos para el uso de todas las instalaciones, los locales gastronómicos, los hoteles y los diferentes lugares de hospedaje. Sin embargo, aclaró que no va a ser necesario tener un test negativo porque «no sirve», y especificó «uno puede tener hoy un test negativo y mañana volver a contagiar, con lo cual el test negativo que parece un carnet para estar sano, no lo es», en referencia a los días tres días de período asintomático.

Por otro lado, aclaró que si se va a testear al que tenga síntomas y en caso de dar positivo, se va a evacuarlos. «Tendrá que hacer el aislamiento no en el hotel o en el lugar en que se está alojando, sino hacerlo en su vivienda normal».

Por su parte, el ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica bonaerense, Augusto Costa, afirmó que uno de los principales es apuntar a una temporada «lo más extensa posible» para poder permitir que quiénes tengan la posibilidad de viajar lo puedan hacer con la mayor cantidad de tiempo posible y así evitar aglomeraciones o que se junte mucha gente en el mismo momento.

También hizo una recomendación para los adultos mayores y grupos de riesgo explicando que, en caso de tomar vacaciones, lo hagan sobre el final de la temporada, «evitando los primeros meses donde suele haber público en los centros de verano más joven, más movimiento».

Finalmente, detalló que todas las actividades asociadas al turismo, desde la gastronomía, el alojamiento y los espacios públicos hasta las playas, deberán continuar con los protocolos y normas de higiene, distanciamiento y prevención habituales.

En cuanto a los lugares de gastronomía y hotelería, sostuvo que en todos los casos, lo que no se van a permitir son permanencia o acceso a lugares cerrados sin ventilación natural o por ventilador, «es decir, los sistemas centrales de acondicionamiento de aire no van a poder funcionar porque son elementos demostrados de propagación de virus».

¿Por qué evitar los aires acondicionados en lugares como restaurantes y hoteles? Porque una de las más probables vías de transmisión es por aerosoles, y si el aire se recircula en lugar de reemplazarse, todos los que compartan el espacio son más susceptibles de contagiarse.

fuente: FiloNews